Skip to content

Versión virtual. Año XXIV. N° 370

Roma, 4 de abril de 2021

Solemnidad de Pascua de Resurrección

Celebraciones en honor a nuestro Patrono, el Patriarca San José

Celebraciones en honor a San José

En el marco del año que la Iglesia ha decidido dedicar de un modo particular al glorioso Patriarca San José, se cumplieron también, el pasado 8 de marzo, los 150 años de la aparición milagrosa del Santo en el Monasterio “San Pablo”, en Tuscania, Italia en donde hoy se encuentran el homónimo Estudiantado Contemplativo y el Noviciado Contemplativo “Santa Gema”.

Se cumplieron también, en ese mismo día, los 33 años de la fundación de nuestro Instituto “Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará”, motivo de inmensa acción de gracias que se celebró como corresponde en las distintas fundaciones de las Servidoras a lo largo y ancho del mundo.

De un modo muy especial damos gracias a Dios y a San José por los 30 años de la Rama Contemplativa de las Servidoras, fundadas sencillamente en una humilde casa en San Rafael donde tuvo su sede el primer monasterio “Santa Teresa de los Andes” (hoy casa Provincial “Nuestra Señora de Luján”). Dios ha bendecido abundantemente la entrega sin reservas de estas hermanas nuestras que consagran toda su existencia para la alabanza de Dios y la salvación de las almas mediante la oración y la penitencia, en una vida de silencio y contemplación asidua. Hoy podemos contar ya con 30 monasterios (teniendo en cuenta las fundaciones comprometidas de próxima concreción). Es sin duda alguna un motivo de profunda acción de gracias y de inmensa alegría para nuestra Congregación el poder contar con estas hermanas que “son testigos de lo trascendente, pues proclaman con su vocación y género de vida que Dios es todo y que debe ser todo en todos. Ellas están a la vanguardia del movimiento de retorno de toda la creación al Creador y tienen prisa de llevarlo a término renunciando a todo y apuntando directamente al Fin”[1].

Actual Monasterio “Santa Teresa de los Andes”

 

Bodas de Plata

También en las celebraciones en honor a nuestro Santo Patrono, hemos celebrado las Bodas de Plata de primeros votos de 27 hermanas, que se encuentran en diversas partes del mundo:

En la Casa Procura de las Servidoras

  • Mary Mother of Mercy McDunnough (Ecónoma General)
  • María de Caacupé Contreras

En la Provincia “Nuestra Señora de Luján”

  • Maria Donum Dei Brandán
  • María de Itziar Álvarez
  • María de Jesús Resucitado Suárez
  • María Maite Domenech
  • Marie de Notre Dame Baudry
  • María Studenika Fernández
  • En la Provincia “Nuestra Señora de los Buenos Aires”
  • María de Kevelaer Coria
  • Marie du Montfort Sierra
  • María del Sinaí Costas

En la Provincia “Nuestra Señora de Chapi”

  • María del Alcázar Llerena Villamarín
  • María de Almudena Llampi Bautista
  • María de Aranzazu Mansilla de la Torre
  • María de Cayma Pacheco
  • María del Mesías Chirinos

En la Provincia “Nuestra Señora Reina de El Cisne”

  • María de la Altagracia Reyes
  • Maria Iesu Christi Caparrós
  • En la Provincia “Nuestra Señora de Loreto”
  • Maria de Bethlehem Pinciroli
  • Maria Filia Dei González
  • Maria Laetitiae Herrera

En la Provincia “Inmaculada Concepción”

  • María de Aim Karem Sosa

En la Provincia “Nuestra Señora Emperatriz de China”

  • María de Ainsa Montañez D´Andrea
  • María de la Consolación Aparicio

En la Provincia “Nuestra Señora de Kazán”

  • María de Anima Christi van Eijk
  • Maria Mater Misericordiae Rodríguez Ulloa

En la Provincia “Nuestra Señora de los Dolores”

  • María del Perpetuo Socorro Llerena Vargas

Además pertenecían a este grupo de noviciado las hermanas:

  •  María de Jesús Nazareno López
  •  María del Emmanuel Fernández
  •  María de Betharram De Arza Blanco

Hermanas del noviciado de 1995 visitando el cementerio del seminario “María Madre del Verbo Encarnado”,
en donde descansan los restos de su compañera, la hermana María de Jesús Nazareno,
luego de la ceremonia de primeros votos

 

Votos perpetuos

 

Durante la Solemnidad de San José, 13 Servidoras realizaron su profesión solemne:

En Argentina

  • María Amparo del Niño Jesús
  • María Consuelo del Corazón de Jesús
  • María Madre del Cristo Inocente
  • María Madre de la Vida
  • María Dulce Esperanza
  • Maria Sancti Ioseph
  • Maria di Gesù Crocifisso       

De izquierda a derecha de arriba abajo neo-profesas M. Consuelo del Corazón de Jesús, M. Amparo del Niño Jesús;
Madre M. Consolata; P. Emilio Rossi; Madre M. Bonne Mère; neo-profesas M. del Cristo Inocente,
 M. Madre de la Vida, M. Sancti Ioseph, M. Dulce Esperanza y M. di Gesù Crocifisso

 

En Brasil

  • Maria do Menino Jesus
  • María Virgen Coronada
  • Maria Rainha da Paz

Hnas. M. Virgen Coronada, M. do Menino Jesus y M. Rainha da Paz
con el cuadro de su compañera, la hermana M. Glória da Igreja, recientemente fallecida

En Italia

  • María del Humilde Corazón
  • Maria Lumen Chisti 

Hna. M. del Humilde Corazón, P. José Rossi, IVE, P. Andrés Bonello, IVE y hna. M. Lumen Christi

 

En Holanda

  • Maria Fit Porta Christi

Hna. M. Fit Porta Christi

 

Nueva Fundación

 

Siempre en este día de especial solemnidad en que celebramos a San José, tuvimos la gracia de fundar el primer monasterio en Ecuador (Guayaquil) bajo el patrocinio de “Santa Mariana de Jesús”. La Madre M. Custodia de la Eucaristía y las hermanas M. del Dulce Huésped, M. Kalwaria, M. Martyrum y M. Virgen de Balbanera dieron comienzo a esta comunidad que rezará para consolar las penas del Sagrado Corazón de Jesús y reparar las ofensas contra Él, además de pedir por los gobernantes y el pueblo ecuatoriano. Para la apertura de este nuevo monasterio estuvieron presentes las Madres M. Corredentora y M. Sponsa Amabilis, quienes viajaron desde Italia para visitar las comunidades de esa Provincia.

Hnas. M. de Balbanera,  Madres M. de la Ascensión de Jesús y M. Custodia de la Eucaristía,
 Hnas. M. del Dulce Huésped, M. Kalwaria y M. Martyrum 


[1]Regla Monástica SSVM, 2.

Fundaciones y aniversarios de las Servidoras

El 6 de marzo ha llegado otra comunidad de Servidoras a Portugal, esta vez de hermanas contemplativas. El nuevo monasterio tendrá su sede en la antigua Cartuja de la ciudad de Évora. La comunidad, conformada por la M. María Iuxta Cruce y las hermanas M. Sponsa Iusti Ioseph, M. Virgo Clemens, M. Our Lady of Charity, M. Rainha Vitoriosa do Mundo y M. Virgo Flos Carmeli, está provisoriamente en un convento franciscano, mientras se ultiman los detalles de la restauración de la Cartuja, donde más adelante se hará oficial esta fundación.

De izquierda a derecha de arriba abajo: Hna. M. Sponsa Iusti Ioseph, Madre M. Iuxta Crucen, hnas. M. Virgo Clemens,
M. Our Lady of Charity, M. Rainha Vitoriosa do Mundo y M. Virgo Flos Carmeli

 

 

Este mismo día festejamos los 25 años de la primera comunidad en Rusia. Damos gracias a Dios por esta fundación en tierras rusas, tan golpeadas por el comunismo y con tanta sed de Dios. La comunidad “Nuestra Señora de Kazán” con la que se dio inicio a la misión de las Servidoras en dicho país, estuvo conformada por la Madre M. de las Lágrimas, M. Zell y M. José.

Padres y hermanas de la Provincia “Nuestra Señora de Kazán”

 

Otro motivo de profunda gratitud fue el haber celebrado, el 12 de marzo, el 25° aniversario de la llegada de las Servidoras a Taiwán. Las primeras hermanas que llegaron a Taizhong en el año 1996 fueron la Madre M. Fidelis y las hermanas M. Rosa Mística y M. de las Victorias.

Primeras Servidoras en Taiwán junto a Mons. Joseph Wang Yu-rong, QEPD, entonces obispo de la diócesis de Taizhong

 

Finalmente damos gracias a Dios por otro Jubileo, celebrado el 13 de marzo, cuando se cumplieron 30 años de la fundación de la comunidad “San José Moscati”, para el importantísimo apostolado con los enfermos y personal sanitario en el Hospital “Teodoro J. Schestakow” en San Rafael, Argentina.

Votos perpetuos

Dice nuestro Directorio de Espiritualidad en su primer número que “queremos estar anclados en el misterio sacrosanto de la Encarnación, que es ‘el misterio primero y fundamental de Jesucristo’, actualmente presente, y desde allí lanzarnos osadamente a restaurar todas las cosas en Cristo (Ef 1, 10). Queremos ser otra Encarnación del Verbo para encarnarlo en todo lo humano”. En la Solemnidad de la Encarnación, en el Monasterio “Maria Vittoria de Fornari Strata”, en Génova, Italia, realizó su profesión solemne la hermana María Aurora de la Resurrección, religiosa contemplativa proveniente de Perú, que se encuentra realizando la formación monástica en dicho Monasterio.

Madre M. Virgen Blanca, Hna. M. Aurora de la Resurección y Madre M. Siempre Virgen

Homilía del P. José Rossi, IVE, en la Santa Misa de votos perpetuos en la Iglesia Nuestra Señora in Vallicela, Roma, el 19 de marzo, Solemnidad de San José

El P. José Rossi, IVE, con ocasión de los votos perpetuos de dos Servidoras –una de ellas su hermana de sangre– predicó la homilía que ofrecemos a continuación, presentando a San José como modelo necesario para nuestra vida religiosa si queremos ser “como otra encarnación del Verbo”, poniendo nuestra virginidad al servicio del Verbo Encarnado.

LA VIRGINIDAD DESPOSADA AL SERVICIO DEL VERBO ENCARADO

Al profesar los votos nos comprometemos a que nuestra “vida sea memoria viviente del modo de existir y de actuar de Jesús, el Verbo hecho carne (cf. Jn 1, 14);a “prolongar la Encarnación del Verbo en todo hombre, en todo el hombre y en todas las manifestaciones del hombre, (…) para ser como otra humanidad de Cristo”.

Nos comprometemos a vivir el Misterio de la Encarnación, a servir a la Persona del Verbo Encarnado, por medio del holocausto perfecto llevado a cabo por los votos religiosos. Por eso, nuestra vida se centra en la contemplación de este Misterio, tomando de él la luz y la fuerza para vivir la propia entrega al Verbo Encarnado.

Esta contemplación se dirige, en primer lugar, a la Persona Divina del Verbo, que por nuestra salvación se hizo hombre. Y se encarnó por obra del Espíritu Santo, en el seno virginal de María Santísima, por lo que, inmediata y necesariamente entra en nuestra existencia la Madre de Dios, quien participa de manera intrínseca y física en el Orden de la Unión Hipostática, es decir, en el Misterio del Verbo Encarnado.

Pero el Evangelio no nos habla, en primer lugar, de María sola, como la Madre Virginal, sino que, al introducirla en el relato de la Historia de la Encarnación y Redención, incluso antes de decir su nombre, el Espíritu Santo la presenta como una “Virgen desposada con un hombre llamado José” (Lc 1, 27). La Madre del Verbo Encarnado no es simplemente una virgen, sino la Virgen desposada con José. San José entra, de este modo, extrínseca y moralmente, en el Misterio de la Encarnación, porque es padre de Cristo, de un modo singular, a causa de su matrimonio virginal con María Santísima, la Madre de Dios. Entra, como afirma San Juan Crisóstomo, “en todo el servicio de la economía de la Encarnación”[1].

Por esta razón, San José es parte necesaria de nuestra vida religiosa, si queremos ser como otra encarnación del Verbo, porque de este modo singular, es padre del Verbo Encarnado. Es padre de Cristo por su Matrimonio y por su Virginidad.

La paternidad de San José no procede de la generación según la naturaleza, pero “está fundada en un vínculo moral realísimo. Y así real es esta paternidad singular, como verdadero es el vínculo del matrimonio entre María y José”[2]. Esto lo afirmó ya San Agustín: Por la fidelidad del matrimonio, merecieron ambos ser llamados padres de Cristo: no sólo ella es madre, sino que también él es padre, como esposo de la madre; una y otra cosa según el espíritu, no según la carne. Aunque el padre lo era sólo según el espíritu, y la madre según la carne y el espíritu…”[3]Y, Santo Tomás: Y si alguien es llamado hijo de alguien porque es educado por él, José mucho más podía ser dicho padre de Jesús, aunque no fuese su padre según la carne: porque no solo lo crio, sino que era esposo de la Virgen Madre[4]. Y, más claramente aún, afirma que es padre en virtud de la unión del matrimonio; de manera que así estuvo más unido a Él que lo hubiera estado en caso de haber sido adoptado de otro modo”[5].

La razón es que por el matrimonio los cónyuges entregan y aceptan, mutuamente, el derecho perpetuo y exclusivo al cuerpo del otro en orden a actos de por si aptos para engendrar hijos. “En virtud, pues, de esta realidad, San José adquiere un derecho y un dominio o propiedad sobre el cuerpo de María que el Espíritu Santo no derogó, al suplir todo concurso de varón en la concepción del Hijo de Dios. Por eso todos los teólogos y escritores no se cansan de repetir que Jesús es propiedad de San José por nacer de aquel jardín, en aquel seno y de aquella carne inmaculada sobre la que él tenía verdadero dominio[6].

Por esta razón Santo Tomás afirma con firmeza que Cristo es fruto del matrimonio de San José y María. La paternidad de San José respecto a Cristo no es como la de quien adopta a un extraño, sino superior, porque el Niño es fruto de su matrimonio, y dicho matrimonio está directamente ordenado a recibir y educar este Niño[7]. Y así lo enseña San Agustín: José no solo debe ser considerado padre, sino incluso padre en grado sumo[8].

San José es padre del Verbo Encarnado de un modo singular, ya que, si bien no lo engendró, por haber sido engendrado en el seno virginal de su esposa, naciendo como fruto verdadero y legítimo de su matrimonio, le pertenece de algún modo, pues como dice San Francisco de Sales, “es hijo de su Familia”[9].

En segundo lugar, debemos afirmar que existe un vínculo real de paternidad en San José respecto de Cristo, en virtud de la virginidad, porque la virginidad “hizo fecunda a la Virgen María, e hizo participar a José de esta bienaventurada fecundidad, y lo elevó hasta ser padre del mismo Jesucristo”[10]. San José, por su virginidad, cooperó en la concepción virginal de Cristo, porque la virginidad de María dependía de la suya. Así lo afirma San Jerónimo: “el mismo José era virgen por María, para que de un matrimonio virginal naciese un hijo virgen”[11]. Es decir que, San José es padre de Cristo por su virginidad.

Quien mejor expuso y defendió esta verdad fue San Agustín: “…igual que ella fue madre sin concupiscencia carnal, así también él fue padre sin unión carnal. […] No lo separemos porque careció de concupiscencia carnal. Su mayor pureza reafirme su paternidad, no sea que la misma santa María nos lo reproche. Ella no quiso anteponer su nombre al del marido, sino que dijo: «Tu padre y yo, angustiados, te estábamos buscando». No hagan, pues, los extraviados murmuradores lo que no hizo la casta esposa. […]como es marido casto, es igualmente casto padre. […] Lo que obró el Espíritu santo, lo obró para los dos. «Siendo –dice– un hombre justo». Justo era el varón, justa la mujer.El Espíritu Santo, que reposaba en la justicia de ambos, dio el hijo a ambos. Pero el que el hijo naciese también para el marido lo obró en el sexo que convenía que lo diera a luz. Y así el ángel ordena a los dos que impongan el nombre al niño, con lo que se manifiesta que ambos tienen autoridad paterna[12].

En este misterio de su paternidad virginal, San José se convierte, junto con su Santísima Esposa, en modelo acabado para el religioso de nuestro Instituto: se trata de una virginidad desposada al servicio del Verbo Encarnado. Así podemos describir a María, así a San José y a cada religioso de la Congregación.

El amor virginal entregado totalmente al Verbo Encarnado, por medio del desposorio, es lo que hace fecunda la vida religiosa. La virginidad, sin el complemento del matrimonio con Cristo, es decir, sin dirigir totalmente el amor y la vida hacia la Persona del Verbo Encarnado, no puede dar frutos. María y José, como dice Fulton Sheen, “aportaron a sus desposorios no sólo sus votos de virginidad, sino también dos corazones colmados de amor, como nunca hubiese habido en corazones humanos; […] en José y María no hallamos una cascada desbocada o un lago disecado, sino más bien dos juventudes que, antes de conocer la belleza de la una y el bien plantado vigor del otro, quisieron someter y ofrendar esas cualidades a y por Jesús. Inclinados sobre la humilde cuna del Niño, no están, pues, la ancianidad y la juventud, sino la juventud y la juventud, la consagración de la belleza en una doncella y el dominio del pleno vigor en un hombre[13]. Por esto, la virginidad de ambos encuentra su perfección en la entrega total al Verbo Encarnado.

La virginidad desposada de este modo da fruto, porque atrae al Verbo Encarnado. “Podemos decir, como lo expresa Bossuet, que la divinidad del Verbo eterno queriendo unirse a un cuerpo mortal, pedía la bienaventurada mediación de la santa virginidad, la cual teniendo algo de espiritual, ha podido de cierta manera preparar la unión de la carne con este espíritu puro”. Y cita a San Gregorio Niceno, que dice: “La virginidad hace que Dios no se niegue a venir a vivir con los hombres: ella da a los hombres alas para volar al lado del cielo; y siendo el caso sagrado de la familiaridad del hombre con Dios, concuerda por su mediación cosas tan separadas por naturaleza” (De Virginit, cap 2).

El Verbo Encarnado como dijo San Juan de Ávila “quiere ser tratado de vírgenes”[14]. María Santísima y su Esposo Virginal San José, son el modelo acabado de este amor purísimo entregado totalmente a Cristo, que cuanto más puro, es más perfecto. Los Santos Esposos Virginales, poseen esa fuerza que llamamos virginizante yesponsalizante, de modo que acercándose a ellos el religioso aprende a vivir lo propio de su consagración: el amor virginal desposado con el Verbo Encarnado.

“La virginidad de María era necesaria para operar la Encarnación del Verbo. Y la virginidad de José no era menos importante, ya que debía salvaguardar la de María”[15]. De este modo, es necesaria la virginidad consagrada, llevada a plenitud por el matrimonio con Cristo, para que el Misterio de la Encarnación alcance a cada hombre. El amor virginal ofrecido en holocausto, conquista el Corazón de Cristo, lo atrae, lo engendra en la propia alma y lo comunica al mundo entero.

“Encomendándonos –nos exhorta San Juan Pablo Magno– a la protección de aquel a quien Dios mismo «confió la custodia de sus tesoros más preciosos y más grandes», aprendamos al mismo tiempo de él a servir a la «economía de la salvación». Que san José sea, para todos, un maestro singular en el servir a la misión salvífica de Cristo, tarea que en la Iglesia compete a todos y a cada uno”[16].

Pidamos a María Santísima y a su Esposo San José, no enseñen a vivir este amor virginal desposado para el servicio del Verbo Encarnado. Lo pedimos especialmente para las hermanas que en esta Santa Misa profesan sus votos perpetuos para seguir más de cerca al Verbo Encarnado.

 


[1]San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo 5, 3, Madrid 2007, p.93.

[2]Bonifacio Llamera, Teología de San José, Madrid 1953, p.102.

[3]San Agustín, El matrimonio y la concupiscencia, 11.

[4]Santo Tomás de Aquino, In Johannes (1, 45), c.1, l.16.

[5]Santo Tomás de Aquino, S. Th., 3, q. 28, a. 1, ad 1.

[6]Bonifacio Llamera, op. cit., p. 106.

[7]Santo Tomás de Aquino, In IV Sent., dist. 30, q. 2, a. 11 ad. 4: “La prole no es efecto del matrimonio sólo en cuanto por él es engendrada, sino también porque en él es recibida y educada. Y en este sentido, aquella descendencia (Jesús) fue fruto de este matrimonio, no en el primero; ni el hijo del adulterio ni el adoptivo, que es educado en el matrimonio, son bien del matrimonio, porque éste no se ordena a la educación de ellos, como este matrimonio fue ordenado esencialmente a recibir y educar la prole”.

[8]San Agustín, Sermón 51, 26.

[9]San Francisco de Sales, Entretenimientos Espirituales, XIX.

[10]Jacques Bénigne Bossuet, Sermón primero sobre San José.

[11]San Jerónimo, Adversus Helvidium, 21.

[12]San Agustín, Sermón 51, 30.

[13]Ven. Arz. Mons. Fulton Sheen, El primer amor del mundo, cap. 7.

[14]San Juan de Ávila, Sermón 4.

[15]H. M. Gasnier, OP, Treinta visitas al silencioso San José, cap. 8.

[16]San Juan Pablo II, Redemptoris Custos, n. 32.