Skip to content

Versión virtual. Año XXIV. N° 361

Roma, 30 de abril de 2020

Memoria de San José Benito Cottolengo

Celebraciones en honor a Santa Catalina de Siena: aniversarios y votos de las Servidoras en su día

Este 29 de abril se cumplieron 640 años de la muerte de Santa Catalina. En el marco de la celebración del año dedicado especialmente a profundizar en la doctrina y la santidad de esta gran santa, hemos tenido distintas celebraciones en cada uno de nuestros conventos, preparándonos adecuadamente con una novena que se envió con videos para todas las comunidades, destacándose los puntos esenciales de la vida y las enseñanzas de Santa Catalina. Este mismo día, hemos dado gracias a Dios por 26 religiosas que cumplieron sus Bodas de Plata como Servidoras, al celebrarse los 25 años de sus primeros votos; ellas son:

 

  • María Luz Amaya
  • Maria Gratia Plena Baudry
  • María de Jesús Hostia Bernardeau
  • María de Lourdes Bongiovanni
  • Maria Virgine Cano
  • María de La Salette Casariego
  • María de la Gloria Chávez
  • Mariazell Escudero
  • Maria Ianua Coeli Espejo
  • Maria Amabilis Ganga
  • María del Niño Dios Rey
  • María Angélica Schmid
  • María Virgen Fiel Urquiza
  • María Benedicta de la Cruz Guevara
  • María del Pilar Llerena Vargas
  • María de Israel López Vargas           
  • María del Salvador Mielniczuk
  • Maria Mater Admirabilis Neyra Mathey
  • María Evangelina Olmedo
  • María de la Candelaria Paredes Ávalos
  • María Orante Pildain
  • María de Jesús Crucificado Pilpinto Sabino
  • María de Iranzu Revilla 
  • María de Araní Zuleta
  • María de Jesús Cautivo Zúñiga Sánchez
  • María del Mar Zúñiga Sánchez

 

Hermanas que profesaron el 29 de abril de 1995

 

Además, en Brasil y en Argentina, realizaron este mismo día la profesión de los primeros votos religiosos.

  • En la Provincia “Nuestra Señora de Luján”, las hermanas del Estudiantado Santa Catalina de Siena, en las Patronales de su convento:
  • María Virgen Cándida Abuchacra                
  • María Virgen Pura de Luján Ambrosini   
  • María Consuelo del Alma Coronel
  • María Niña Bienaventurada Chacón-         
  • María Alegría del Alma Moyano
  • María Esposa Predilecta Moyano          
  • María del Verbo Redentor Silva        
  • María Amparo en la Cruz Toledo Mejías
  • María Victoria de la Fe Diaz Seip           
  • María de Jesucristo Godoy                    
  • María Inmaculada de Jesús González Lavergne
  • María Medianera de las Gracias Juri     
  • María Madre de Cristo Sacerdote Villarino
  • María Icono de Jesús Venturini                    
  • María del Camine Suárez Justiniano

 

  • También el día de la Santa Doctora de la Iglesia Catalina de Siena, en la Provincia “Nuestra Señora de Aparecida”, por gracia de Dios, hizo sus votos perpetuos otra religiosa de nuestro Instituto, la hermana Maria Mãe do Cordeiro.

Hna. Maria Mãe do Cordeiro

 

  • Además, siempre en Brasil, tanto las hermanas apostólicas como las contemplativas hicieron sus primeros votos:

Hermanas Apostólicas:

  • Maria Mater Boni Pastoris Peixoto Maran 
  • Maria Fons Laetitiae dos Santos Oliveira
  • Maria Âncora da Confiança Mascarenhas
  • Maria Sine Labe Concepta Kellen Bertoldo
  • Maria Holocaustum Deo Oliveira Gomes
  • Maria Mater Corporis Mystici Aparecida Alvez
  • Maria Repouso da Trindade Rodrigues Calegari

 

  • Maria Virgem da Obediencia dos Santos Souza
  • Maria Mater Parve Vitae Andrade Rezende
  • Maria Custódia da Vida Apolônio Pereira
  • Maria Filia Amatissima Muller
  • Maria de la Castidad Angélica Orvé Rios
  • Maria Hesú Kurusúre Santacruz Coronel

 

 

Ceremonia de profesión religiosa

Hermanas Contemplativas:

  • Maria Mater Christi Patientis Aparecida Alvez
  • Maria Humilde Serva do Senhor de Sena Santos 
  • Maria Mãe Contemplativa de Jesus Silva
  • Maria de Todos os Povos Jeremias
  • Maria do Silencio Fecundo Alves Bianchine
  • Maria do Paraíso Ceccon Dias
  • Maria Consolo do Coração de Jesus Martins
  • Maria Cor Virginalis Alves Fonseca

 

Fundaciones y aniversarios de las Servidoras

Hemos fundado una nueva comunidad a orillas del río Nilo, en la Eparquía de Tebas, Luxor, al sur de Egipto, el pasado 7 de abril de 2020. La Madre Maria de la Fidelidad y las hermanas Mariam Hilbis y Maria Anisia, fundaron esta nueva comunidad de Servidoras bajo el patronazgo de San Mauricio Tebano en el pequeño pueblo de Gharaghos, en Kouss. Allí las hermanas se encargarán de la atención de la parroquia “San José y la Santa Familia” de rito copto, y la dirección del jardín de infantes y el dispensario parroquial. La antigua diócesis de Tebas es una de las más antiguas de Egipto y tierra de muchos mártires.

Hna. M. Hilbis, Madre M. De la Fidelidad y Hna. M. Anisia

 

El día 24 de abril pudimos celebrar los 20 años de fundación en Ecuador. La Santa Misa de acción de gracias fue presidida por el R. P. Jorge Montagna IVE, quien habló sobre la importancia de ser agradecidos con Dios. Recibieron los saludos de algunas misioneras que fundaron en dichas tierras y de algunos sacerdotes que habían estado presentes el mismo día de la fundación. Damos gracias a Dios por tantos beneficios recibidos en estos 20 años, de manera especial por tantas vocaciones y las fundaciones y apostolados que se pueden hacer en esta tierra consagrada al Sagrado Corazón.

Hermanas de la Provincia “Nuestra del Cisne” durante una peregrinación
al Santuario de la Virgen del Cisne en enero de este año

Primeros votos y votos perpetuos de las Servidoras en el mes de abril

El día 4 de abril realizó su profesión perpetua la hermana María della Vallicella, durante la ceremonia religiosa presidida por el P. Francisco Rossi, IVE, en el monasterio “Santa Teresa de los Andes” en San Rafael.

Hna. M. della Vallicella durante la ceremonia de votos perpetuos

 

El 16 de abril profesó la hermana María del Paráclito en la capilla de la comunidad contemplativa “Beata María Gabriela de la Unidad”, en Pontinia, Italia. La Santa Misa fue presidida por el P. Andrea David, IVE.

Hna. M. Del Paráclito 

 

El día 20 de abril, en la capilla del noviciado “San José” de San Rafel, Argentina, hizo sus votos perpetuos la madre María del Dulce Cristo, en la Santa Misa presidida por el P. Emilio Rossi, IVE.

Madre M. del Dulce Cristo durante la ceremonia de votos perpetuos

 

Homilía predicada por el P. Andrés Torres, IVE, en la Fiesta de Santa Catalina de Siena

En las distintas comunidades de las Servidoras pudimos celebrar el pasado 29 de abril con particular solemnidad, especialmente en Italia, ya que Santa Catalina es una de las santas patronas del país, a esta gran Santa que se nos propone como modelo especialmente en este año dedicado a ella. En el Estudiantado Internacional el P. Andrés Torres, IVE, predicó sobre los tres amores fundamentales que marcaron toda la vida de la Santa, que se pueden resumir en el único amor a Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

Los tres grandes amores de Santa Catalina de Siena[1]

Podemos decir que la vida de Santa Catalina ha estado marcada por tres grandes amores: el amor por Jesucristo, el Verbo Encarnado, el amor por la Iglesia, y el amor por las almas.

En primer lugar, entonces, el amor por Jesucristo: me parece muy importante este aspecto de su vida: no podemos ser santos si no atravesamos aquel puente (como lo llamaba santa Catalina), el puente de la humanidad de Jesús. Dice santo Tomás que la humanidad de Jesús es el instrumento con el que se comunica la gracia a los sacramentos, por lo cual no podemos prescindir de la humanidad de Cristo para nuestra salvación.

Se manifiesta la piedad cristocéntrica de Santa Catalina en es su hambre Eucarística. Ella solía decir que sentía un mal físico cuando no podía comulgar. Y se dice que por una cuaresma entera estuvo sin alimentarse de nada más que de la Eucaristía

Una espiritualidad verdaderamente cristocéntrica. Es siempre necesaria la meditación de Cristo en cada grado de vida espiritual y mística.

Los místicos cristianos (y que sin duda ustedes conocen, como Santa Teresa de Ávila y a San Juan de la Cruz), han entendido una cosa importantísima: no se puede contemplar a Dios si no a la luz de Dios, en tu luz, oh Señor, veremos la luz (salmo 35), no existe otro camino. Cuando uno intenta convertirse en místico por sus propios esfuerzos, ¡decae malamente! La primera condición para la vida espiritual, no digo mística sino simplemente espiritual, para movernos, para dar los primeros pasos, es la humildad; humildad de reconocer nuestra absoluta impotencia en el plano sobrenatural, y de aceptar los designios salvíficos de Dios.

Quisiera remarcar lo que dice Santa Catalina con su vida y que además Santa Teresa lo dice con su vida y también con su doctrina: “Cualquiera sea el estado místico de un alma, el criterio de autenticidad de su vida mística será que reconozca la necesidad de la mediación de Cristo”.

No debemos cambiar a la creatura con el Creador, sino reconocer que los caminos para alcanzar a Dios increado no son caminos nuestros, de nosotros, creaturas, sino caminos de Dios increado, que se sirve de la creatura que es la Humanidad de Cristo para llevarnos a sí, he aquí, queridas hermanas, el camino, y no hay otro camino. Ego sum via, veritas et vita!

Los otros dos amores de Santa Catalina, entonces, dijimos que son el amor por la Iglesia y el amor por las almas. Solamente quisiera hacer una breve referencia con respecto al amor por la Iglesia: se trata del amor por el Cuerpo Místico de Jesús: si uno ama a Jesús y no ama a su Iglesia, es un mentiroso, es como amar al Padre sin el Hijo, querer amar al Hijo de Dios en su humanidad histórica, sin amar su humanidad mística.

Decía San Cipriano estas hermosas y santas palabras: “no puede tener a Dios por padre quien no tiene a la Iglesia por madre”[2]. Santa Catalina amaba al Cuerpo Místico de Jesús, lacerado también entonces. ¡Cuánto habría sufrido Santa Catalina también hoy! Escribía a un confesor: “Padre, si Usted supiese cómo me consumo también físicamente por el sufrimiento que me causa la laceración de la Iglesia”.

¿Y qué hace Santa Catalina? Reza, se sacrifica y después escribe también a los poderosos. Como pueden ver, hay una sublime humildad en eso, escribe también a reyes, soberanos, príncipes, ¡hasta al mismo Santo Padre!

¿Qué le decía Santa Catalina al Papa? Le escribe: “Dulce Padre mío” como una hija llena de ternura “Dulce padre mío, dulce Jesús en esta tierra, sed fuerte, ¡sed fuerte!”. Le reprochaba la debilidad y tenía el coraje de escribírselo. Mientras que los otros lo adulaban: ¡No! “Santo Padre sed fuerte y retornad a Roma, porque Roma es la sede de Pedro”. He aquí, queridas hermanas, comoes necesario que sean las amistades: con amor, pero sin adulaciones, decir las cosas como son, con humildad, con dulzura.

Santa Catalina no dijo: “El Santo Padre es inútil” ¡No!, le dijo: “Santo Padre, sed fuerte, sed santo, no penséis en las cosas de esta tierra, en los asuntos diplomáticos, ¡pensad en la salvación de las almas, que es vuestro deber como Pastor de las mismas almas!” Y de este modo es preciso que amemos al Papa y a la Iglesia.

Finalmente, la última meditación sobre los amores de Catalina se refiere al amor por las almas. Para esto será útil conocer la visión del alma que tuvo Santa Catalina por parte del Señor. Ella vio un día la belleza del alma en estado de gracia. Esto hizo que se enamorase de las almas en tal modo, que entendió el valor precioso de la Sangre de Jesús, que nos lava de todo pecado.

¡Qué preciosa es su concepción de la confesión, del sacramento de la penitencia! Dice: “En el momento mismo en el que un alma es absuelta, es como si fuese rociada con la Sangre de Jesús ¡y no hay pecado que pueda resistir a este poder infinito de salvación y de intercesión de aquella Sangre que clama al cielo con más fuerza que la sangre inocente de Abel!”

Santa Catalina tiene siempre esta visión mística de la Sangre de Jesús. Grande era su sufrimiento por las almas que iban camino a la perdición. Cuando los confesores asistían a las almas de los impenitentes que estaban por morir, se dirigían a ella y le decían: “¡reza, reza para que aquella alma se salve!” y Santa Catalina se desplomaba delante del Crucifijo, hacía horribles penitencias, se postraba, rezaba y obtenía generalmente la salvación de aquellas almas.

Estos, por tanto, son los tres amores de Santa Catalina que, en realidad, si miramos bien, se reducen a uno solo: a Cristo en su humanidad histórica, al mismo Cristo en su Cuerpo Místico y al mismo Cristo que reside en cada alma a través de la gracia.

Cristo es para Santa Catalina la verdad que libra al alma de la esclavitud del pecado: “La verdad es esa luz que nos libera, es decir: cuando la conocemos, la amamos y amándola nos libra de la esclavitud del pecado mortal. ¿Qué verdad es esta que nos conviene conocer? Es la verdad nacida del inefable amor de Dios… (el cual) para cumplir esta verdad en nosotros, nos donó al verbo de su Hijo y en su Sangre nos donó la Gracia”.

Pidamos a María Santísima y a Santa Catalina que nos hagan participar en algo del conocimiento de esta Verdad que es Cristo, para que libres en esta verdad, podamos correr por los caminos de la santidad, como hizo ella, con aquel fuego de amor que consumió su breve vida.




[1]Para este sermón seguiremos en líneas generales una homilía del P. Tomáš Týn, OP, predicada el 30 de abril de 1988.

[2]San Cipriano, De Ecclesiae unitate, 6.